Artículos Literatura

13076784_1197022190307807_461221307296067758_n

REVISTE LETRARE “JETA E RE”  Prishtinë, 2016

Poemas del libro “La mirada desobediente”

(Editorial Devenir 2013, Madrid)

Traducidos al albanés por la poeta Manjola Brahaj.

 

 

 


Revista Mearteka, Kosovo noviembre 2015
Adriana Hoyos, mejor poema del mes .

Revista Crear en Salamanca.
Ensayo sobre “La Mirada Desobediente” Por Juan Pablo Roa Delgado. Enero 2015.

Phonodia.
Università Ca’ Foscari Venezia Dipartimento di Filosofia e Beni Culturali.
Phonodia@ was created as part of Prof. Elide Pittarello’s project “Archivio delle voci di poeti (A viva voce)” at the Department of Philosophy and Cultural Heritage at the Ca’ Foscari University of Venice, in collaboration with Prof. Renzo Orsini at the Department of Environmental Sciences, Informatics and Statistics. Phonodia® is a multimedia on-line archive dedicated to poetry and voice that focuses in particular on voice in relation to contemporary poetic language. It collects and present recordings of poets’ voice reading their own composition also offering visibility to materials of academic production in order to promote scholarly engagement with critical interpretation of recorded poetry aiming to became an on-line archive for poetry and voice as well as a tool for literary research in this field.

 81-82G

BARCAROLA Nº 81-82

 

 

 

 

 

 


La Palabra en el Mundo. Festival Internacional de Poesía, Venecia.
Adriana Hoyos participará en la octava edición del Festival Internacional de Poesía “La Palabra en el Mundo”.
Del 10 al 12 de mayo del 2014, Venecia.
Devenir
Presentación de dos libros de Devenir en el Ateneu Barcelonés.
Cartas apócrifas de Antonio Beneyto y La mirada desobediente de Adriana Hoyos.
26/02/2014

….”Soy un antirromántico militante que continuamente se tiene que rendir ante actitudes y comportamientos tan románticos como el de Juan Pastor. A él mi admiración.
Me satisface mucho presentar estos dos libros, sus autores, Adriana Hoyos y Antonio Beneyto son, los dos, grandes amigos míos, los aprecio mucho y conozco su obra, por consiguiente, todo lo que yo pueda decir será parcial y mediatizado por el sentimiento de amistad y por lo tanto os pido que no tengáis demasiado en cuenta lo que yo pueda decir, lo mejor será escucharles a ellos y sobre todo leer sus libros. La mirada desobediente y la segunda edición de Cartas apócrifas.
Estos dos libros pueden parecer dispares, uno es un conjunto epistolar apócrifo y el otro un libro de poesía, dos formas distintas de aproximarse a la realidad, y dos géneros literarios distintos, aunque de esto de los géneros hay mucho que hablar, pues algunos opinan que ni la epístola ni la poesía son un género literario, yo ni entro ni salgo en eso de los géneros, más bien creo que ni lo uno ni lo otro son arte, quizás sean algo más que arte puesto que la epístola, aunque sea apócrifa es una manifestación de la amistad y la poesía es un artefacto extraño que se encuentra en un estadio anterior al arte, es el nutriente del arte….”

Francesc Cornadó
ESCRITORES RECONDITOS
Adriana Hoyos se expresa con la imagen y con la palabra. Ella es directora de cine y poeta. Su formación se inicia en Bogotá y se desarrolla en Europa.De una familia de músicos, comienza de muy niña los estudios de violín que completa en Cataluña. A su regreso a Bogotá pasa a formar parte de la Orquesta Sinfónica Juvenil. Estudió literatura en la Pontificia Universidad Javeriana, y siempre a caballo de los dos continentes, vuelve a Cataluña donde estudia Dirección de cine en el Centro de Estudios Cinematográficos de Cataluña.

Asociación Colegial de Escritores de Cataluña

El Imparcial. Crónica Cultura
Poesía, siempre quedará la poesía.
07/06/2013
Presentación de La mirada desobediente (colección Devenir) de Adriana Hoyos en la librería Tipos Infames a cargo del también poeta y profesor honorario en la Sorbonne Gabriel Saad.

“Lo cierto es que cualquier presentación hecha por el profesor Gabriel Saad (Montevideo, 1942) deja al público fascinado. Saad ha sido durante muchos años profesor de literatura comparada en la Sorbonne además de poeta, escritor de relatos, crítico literario y traductor. En España ha publicado Lugares del Tiempo (editorial March, 2009), magnífico libro de poemas, breves, cantarines, que en muchas ocasiones recuerdan a Lorca y la tradición española. Saad habla de la poesía española que conoce bien. Como de los escritores franceses y latinoamericanos. Traductor al francés de Felisberto Hernández recordaba este jueves que el año que viene se cumplen 50 años de su fallecimiento y que sería muy interesante rendirle un homenaje…”

Jacinta Cremades

Revista Aleph
La mirada desobediente.

“El caso de Adriana Hoyos es el de una infancia entre dos orillas que la sitúa en ese espacio, al parecer, sin arraigo donde acaso se presiente con mayor rigor la levedad del ser, lo que mantiene el espíritu en inquietud constante y parece responder positivamente a la ingravidez de nuestro ser en el universo. La mirada desobediente, título de este poemario, nos da algunas pistas sobre la actitud vital de esta poeta: al fin y al cabo toda poética acaba siendo una ética, es decir, una forma de ver y de mirar el mundo…”
Consuelo Triviño Anzola


Revista Aurora Boreal
Poesía de Adriana Hoyos. Selección de poemas.
La música generatriz, por Jaime D. Parra.
(Extracto del prólogo del libro “La mirada desobediente”)
Antología poetas  Fernando Sabido Sánchez. Digital.
Febrero 2013

Revista Omnibús

La Semana Trágica

03/04/2011
 


…desde que llegó a la soledad de mi estudio un ejemplar de la torre sumergida y lo devoré con la indisciplina de lector que me caracteriza.  me he convertido en su incondicional, sin duda por que ella como dice en uno de sus versos, ha posibilitado “recordarnos el mundo de lo no visible”, Ella, con valentía indómita, con esa fuerza de mujer sensual nos advierte – sin temor ni debilidad posibles- que “Amo mas allá de lo finito/ el abrazo de la muerte no nos ate a la tierra”…

Antoni Serra

……….

Revista Universidad de Antioquía
26/04/2011

…El “yo comienza a abandonar su lugar para ponerse en el lugar familiar del otro, unidos por la experiencia de la música, por los múltiples descensos antes señalados. En ocasiones, más que la plegaria el señalamiento, el reproche a los “otros” escandalizados ante el brillo de los ojos del hermano, ante la rebeldía de la fuga, de la realidad, de Bach, de Paganini. El cuerpo no está expuesto, es el refugio la casa, la “torre invertida”, o podríamos decir ‚¿”el signo invertido”?: ¿de la escritora, del deseo recuperado? ¿acaso la Virgen sumergida en sus recuerdos?

Francia Elena Goenaga Olivares (Colombia)
Profesora Universidad de los Andes

……….

Presentación de Agustín Cerezales
La Torre Sumergida
12 /01/2010

El pasado está ahí, aunque no lo veamos. Y el presente mismo es un pasado que alienta bajo la superficie. Estamos condenados, por así decirlo, a una separación íntima de nosotros mismos, de quienes somos en el fondo. La única esperanza de restituirnos a la plenitud está en la respiración o en la música de la respiración, esa ciencia o arte que llamamos poesía y que es capaz, si no de dar con la palabra justa, de acariciar al menos su significado.

Ese pasado, presente o esencia que está ahí, invisible, es como un animal marino, una medusa o un calamar que, si somos capaces de seguirlo hacia lo profundo, adquiere forma y colores, irradia luz e ilumina la oscuridad misma. Para seguirlo, para dejarnos caer hacia el fondo, hacia el vacío promisorio, es preciso contener el aliento. Quedarse quieto. Dejarse inundar.
Entonces aparece la visión radiante, radiante de imágenes y de aromas, de dolor o de alegría, y se hace explícita, casi cegadora, la vivencia.
Estas son las palabras o reflexiones que me han venido a la cabeza después de leer La torre sumergida. Es un libro escrito con una claridad expresiva y un despojamiento radical de adornos y no sólo de adornos, también de ideas preconcebidas o buscadas, de modo que todo fluye sin mediaciones, directamente desde dentro, y esto favorece la identificación, por lo menos en lo que a mí se refiere.
Quiero decir que, al leerlo, es como si lo estuviéramos escribiendo, como si fueran nuestros pies los que pisan el suelo de esa realidad recuperada, y nuestros ojos los que se abren a la evidencia, a ese espacio transparente donde los recuerdos no son recuerdos, sino emociones actuales. Por eso ahora puedo sentir o creer ahora que yo también he sido, o soy aquella niña

extrafalaria y exótica
con tus vestimentas de hombros descubiertos,

o esa madre dolorosa, condenada a escuchar el corazón de su hijo
Que palpita agazapado en tu sueño

y que yo también puedo decir, y digo, con Adriana Hoyos, que

Con el lenguaje trazo la distancia
Reinterpreto esta vida
Espío en la montaña el vuelo
Para escuchar entre la hierba cómo surge la vida misteriosa

Agustín Cerezales

Adriana Hoyos  “La torrre sumergida”. Por Consuelo Triviño.